• Manifiesta su “sorpresa” ante el anuncio del Equipo de Gobierno Municipal sin “debate ni consenso”
con el resto de grupos municipales.

• Considera ridículo que el PSOE alegue que está desbordado de trabajo, cuando 10 de los 13 concejales, tienen una liberación total, por tanto una dedicación integra.

El Grupo Municipal del Partido Popular de Mérida critica las «limitaciones” a la celebración de bodas civiles en el Ayuntamiento que quiere imponer el Equipo de Gobierno Municipal sin ni tan siquiera debatirlo con el resto de grupos municipales y, por tanto, sin llegar a ningún tipo de consenso con los mismos.

En este sentido, los «populares» rechazan tajantemente la propuesta socialista anunciada en los medios de comunicación para restringir la celebración de bodas civiles, sólo en las dependencias del Ayuntamiento y en el horario limitado de lunes a viernes de 09.00 a 14.00 horas y los sábados de
10.00 a 14.00 horas, poniendo como excusa que los miembros del gobierno municipal están “desbordados” de trabajo. Estos límites se extienden además a la totalidad de días en fechas
señaladas, y a su vez, muy significativas como Semana Santa, la Feria, la Festividad de Santa Eulalia,
etc.

“Ante el anuncio efectuado por el equipo de gobierno limitando considerablemente el horario, días, así
como los lugares de celebración de los enlaces matrimoniales civiles, no podemos dejar de manifestar nuestra sorpresa y también nuestro desacuerdo”, ha manifestado la portavoz Pilar Nogales. De este modo, considera que “el Ayuntamiento es una institución que, a través de sus concejales y en mayor medida los del Equipo de Gobierno, está para prestar servicio a los ciudadanos, pero con esta medida anunciada serán los ciudadanos los que se pongan al servicio del Ayuntamiento, vulnerando con ello el que podría considerarse el principal valor de la democracia”.

A juicio del Grupo Municipal del PP, esta medida resulta “desconsiderada” y “antipática” con aquellas parejas que quieren formalizar su unión sentimental a través de un matrimonio civil, porque les limita de forma exagerada el tiempo y el espacio y porque, sin duda, va a suponer en muchos casos una frustración de los deseos y sueños de muchos de estos matrimonios.

En otro orden de cosas, Pilar Nogales recuerda que la estructura del Gobierno Municipal está constituida por 13 concejales, “de los cuales hay DIEZ –la cifra más elevada seguramente de la
historia democrática en nuestra ciudad- que están liberados y que tienen como obligación dedicarse en cuerpo y alma a servir a los ciudadanos, y por ello cobran un sueldo público, por lo que es ridículo
alegar los motivos que se anuncian para justificar esta decisión, es decir, que los ediles están desbordados de trabajo y no pueden atender este servicio”.

Por otro lado, la portavoz del Grupo Municipal Popular también considera criticable las formas empleadas por el Equipo de Gobierno Socialista ya que la potestad de oficiar los matrimonios civiles es una competencia de todos los concejales del Ayuntamiento, también los de la oposición, que por cierto no están liberados y por tanto no se dedican en exclusiva al trabajo municipal, y sin embargo estos cambios en la regulación que quieren imponer los socialistas no han sido consensuados con el resto de grupos municipales, al menos con el PP”.

Por último, Pilar Nogales deja clara la postura de su Grupo Municipal que es la de estar encantados de oficiar las bodas civiles en el lugar y en la hora que decidan voluntariamente las parejas, que son los que demandan este servicio a sus representantes municipales como por cierto se ha venido haciendo durante muchos años en el Ayuntamiento y no hay motivo objetivo para cambiarlo y, menos, sin el consenso de todos los grupos municipales.